martes, 9 de febrero de 2016

El arte de Almodóvar - Louise Bourgeois

Louise Bourgeois (Paris 1911 - Nueva York 2010) nació en el seno de una familia acomodada que regentaba un taller de restauración de tapices medievales y renacentistas. En 1938 parte hacia Estados Unidos, en donde residirá el resto de su vida. Miembro del American Abstract Artists Group, obtuvo el reconocimiento de la crítica y el éxito comercial tras la retrospectiva que le organizó el MoMA en 1982, habiendo cumplido ya los setenta y un años. Su producción, original y compleja a la vez que diversa y fascinante, aborda la memoria, la sexualidad, la maternidad, las relaciones humanas y la búsqueda de equilibrio.

Femme Maison (1994) de Louise Bourgeois

En La piel que habito (2011), el arte de Louise Bourgeois cumple una función esencial. «Vi una retrospectiva en la Tate Modern y detecté una conexión clarísima con lo que quería contar. Me fijé en la escultura de una cabeza, en la que había un perfil masculino y otro femenino, con un niño en el interior. Son imágenes en las que se combinan los géneros, las edades... El arte de Louise Bourgeois es lo que permite sobrevivir al personaje de Vera (Elena Anaya). Imitando su obra, ella consigue salir de su pozo. El arte tiene una función salvadora», explica Pedro Almodóvar.


Referencias a la obra de Louise Bourgeois en La Piel que habito (2011)

La artista francesa vivió una infancia y adolescencia marcadas por las diferencias con su padre, quien era infiel a su esposa. Esta situación le hizo reflexionar sobre el papel de la mujer en la sociedad, la represión femenina, la sexualidad y los problemas del patriarcado. Entre 1945 y 1947 Bourgeois comienza a realizar sus Femme Maison, mujeres desnudas con la cabeza atrapada en grandes casas, metáfora sobre el destierro social femenino al ámbito doméstico. El personaje de Vera es una Femme Maison, se encuentra cautiva en una cárcel que la confina y que al mismo tiempo la protege. De ahí que en su muro-lienzo Vera dibuje dos de las más famosas Femme Maison de Bourgeois. 


Together (2005), Femme maison (2008) y Couple (2001) de Louise Bourgeois

Pero la relación del personaje principal con Bourgeois se hace más patente aún en el instante en el que sus captores le entregan un libro de la artista francesa para ocupar sus días de encierro. A partir de ese momento, Vera comienza a imitar sus obras. Vera empatiza con Bourgeois, con sus instalaciones carcelarias y sus mujeres compuestas de retales, cosidas y remendadas. Por ello, realiza las mismas muñecas de trapo que la artista francesa, sus Fabric Heads (2000) o sus bolas gigantes de tejido similares a las de No Exit (1989).

En definitiva, el personaje de Vera se presenta no sólo como una Femme Maison hecha carne, sino también como un trasunto de la propia Bourgeois, pues no sólo reproduce sus obras sino que, al igual que la escultora francesa, también encuentra en ellas un método curativo, o al menos paliativo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada